Ese ángel

 

Ser mamá es una tarea muy especial e incansable; y solo cuando somos mamás aprendemos a hacer hijos y madres. Todos los días al despertarme con todo mi corazón pido a Dios que me otorgue sabiduría, salud para orientar y ver crecer a mi hijo.

Por lo tanto quiero compartirles este mensaje que alguien escribió y me regalo mi mamá hace 7 años cuando yo estaba embarazada y que me llego al corazón:

Refiere una leyenda que un niño, próximo a nacer, le dijo a Dios:

– Me vas a enviar mañana a la tierra, pero… ¿Cómo viviré, siendo tan pequeño y tan débil?

° Entre muchos ángeles escogí uno que te espera, contestó Dios.

– Pero aquí en el cielo no hago más que cantar, sonreír y eso basta para mi felicidad, ¿Podré hacerlo allá?

° Ese ángel te cantará, te sonreirá todos los días y te sentirás muy feliz con sus canciones y sus sonrisas.

– ¿Y cómo entenderé cuando hablen si no conozco el extraño idioma de los hombres?

° Ese ángel te hablará y te enseñará las palabras más dulces y más tiernas que escuchan los seres humanos.

-¿Qué haré cuando quiera hablar contigo?

° Ese ángel juntará tus pequeñas manos y te enseñará a orar.

– He oído que en la tierra hay hombres malos, ¿Quién me defenderá?

° Ese ángel te defenderá, aunque le cueste la vida.

– Pero, estaré siempre triste porque no te veré más Señor, y sin verte me sentiré muy solo.

° Ese ángel te hablará de mí y te mostrará el camino para volver a mi presencia, le dijo Dios.

En ese instante, una paz inmensa reinaba en el cielo y no se oían voces terrenales.

El niño dijo suavemente: Dime su nombre, Señor.

El Señor le contestó: “Ese ángel se llama Mamá”


Mónica García Toro
Coordenadora de Bogotá/COL